Dioses Olímpicos. General


DIOSES OLIMPICOS

 Después del surgimiento de los dioses, que Hesíodo nos intenta narrar en su Teogonía, el matrimonio entre Urano y Gea fue de los primeros en tomar la hegemonía del nuevo Orden. De su unión nacieron los Hecatonquiros, los Cíclopes y los Titanes y Titánides (Apolodoro, Biblioteca mitológica, I, 1,3). Por el miedo a ser destronado, alejaba a todos sus hijos de sí. Sin embargo, Cronos, uno de sus hijos, ayudado por sus hermanos, consiguió derrocar a su cruel padre. Se unió con su hermana Rea, pero asustado, devoraba a sus hijos al nacer. Engañado, en lugar de entregarle a Zeus, Cronos engulló una piedra y éste, años más tarde, conseguiría matar a su padre desatando una guerra entre los dioses que vencerá para imponer el orden.  “Con su velo azafrán se extendió por la tierra la Aurora, cuando Zeus, que se deleita con el rayo, reunió a los dioses en la cima más alta del Olimpo” (Homero, Ilíada, VIII, 1-3) “Doce divinidades, con Júpiter en el centro, están sentadas con augusta majestad en altos asientos; a cada uno de los dioses su propio aspecto lo identifica; la imagen de Júpiter es la propia del soberano” (Ovidio, Metamorfosis, VI, 72-74) “Así habló, y partió Atenea de ojos verdes hacia el Olimpo. Allí –dicen- está la morada siempre segura de los dioses, pues no es azotada por los vientos ni mojada por las lluvias, ni tampoco la cubre la nieve. Permanece siempre un cielo sin nubes y una resplandeciente claridad la envuelve. Allí se divierten durante todo el día los felices dioses.” (Homero, Odisea, VI, 41-46) 

Los griegos adoraban a dioses que habitaban el Olimpo, y los romanos tomaron estas divinidades como parte de su cultura al entrar en contactos con el mundo heleno, aunque con nombres diferentes en algunos casos. Estos dioses tenían las siguientes características: (1) Eran inmortales (tenían nacimiento, pero no morían) y gozaban de juventud eterna; se alimentaban de néctar y ambrosía, y en lugar de sangre tenían ícor; (2) Llevaban una vida fácil, no sujeta las dificultades de la vida humana; (3) Su inteligencia era superior y cada uno de ellos representaba una idea particular con atributos específicos.

Anuncios

Características de los dioses


Es algo que siempre me ha resultado entrañable. Muchas veces me encuentro personas que no son capaces de pensar en sí mismas, pero que con enorme facilidad definen a los demás, a la realidad y al mundo en el que viven. Esta es una tarea prometedora, sinceramente. Pensar la imagen de los dioses que tenían en la antigüedad es precioso. Es muy diferente a la mía, sinceramente. Los dioses griegos parecen caprichosos, preocupados de sus afanes simplemente, interesados “postmodernamente” por sus sentimientos, arrebatos e incomprensiones. Es todo un mundo de relaciones entre ellos, normalmente tendiendo a la desaveniencia, cuanto menos curiosas.

Para Homero, que es quien tomo de referencia sin que él lo sistematizara, evidentemente, como estoy dispuesto a hacer yo -que me perdone si me equivoco-, los dioses tienen principalmente tres características -siempre a diferencia de los hombres-. Enumero sin más, y ojalá algún día pueda pararme a explicarlas con más cautela:

1. Son inmortales. Es decir, nacen y viven en el tiempo, pero beben ambrosía, lo cual les da la inmortalidad. Pueden morir, ciertamente, aunque no es lo normal. Los enfrentamientos entre unos y otros se libran “al margen” de la muerte, en otra dimensión.

2. Son inteligentes en grado sumo. Mientras los hombres tienen que pasar “carros y carretas” para acertar con las soluciones a sus problemas, los dioses tienen una inteligencia superior que les permite conocer al instante, como intuitivamente, la realidad. De este tipo de inteligencia los seres humanos participan, pero en medida tan ridícula en comparación con aquellos, que es “indignante”.

3. Llevan una vida fácil. Esto no hace falta explicarlo. Yo mañana madrugo, ellos no. Con esto está dicho todo, creo.

No me puedo detener más en estas cuestiones; no por falta de ganas, sino por limitaciones del tiempo del que dispongo. Si alguien tiene alguna cuestión, pregunta, interrogante, sugerencia, discusión… que haga su comentario. En cuanto pueda, será atendido en la medida de mis torpes y límites “limitaciones”.

Panteón Olímpico (Pre.2)


Lo que sigue, desde el nacimiento de los primeros seres divinos hasta la constitución de la Asamblea de los dioses en el Monte Olimpo, con Zeus a la cabeza, sólo se puede comprender en la siguiente relación: URANO – CRONOS – ZEUS. Una cuestión sencilla, para comenzar, es saber que son puestos en relación de parentesco directo: Urano es padre de Cronos, y éste de Zeus; y cada uno de los hijos ha pasado a la historia por ser parricida, de tal modo que Cronos asesina a Urano, y a su vez es asesinado después de larga lucha por Zeus.

—-

URANO (cielo) nace de GEA (tierra) con quien tiene diversos hijos. Por miedo a que le quiten el poder que ha conquistado “rodeando la tierra” los envía tan lejos como puede de sí mismo, de tal manera que los encierra en el TÁRTARO. El hijo menor, CRONOS (tiempo) es ayudado por GEA para vengar a su padre URANO, y es así como, tras su liberación y ayudado por los Cíclopes y Hecatónquiros, armado con una hoz castra a su padre.

—-

CRONOS se casó con su hermana REA (vida fácil) y, a causa del parricidio, se le auguró que sería derrocado por uno de sus hijos al igual que él había matado a su padre. De esta manera, en cuanto REA daba a luz, CRONOS devoraba a los suyos. Ya había hecho lo propio con cada uno (Hestia, Deméter, Hera, Hades, Poseidón) cuando nació ZEUS. En lugar de entregarle a éste, REA le dio a CRONOS una piedra que engulló tranquilamente quedando después tranquilo.

Adiestrado en la guerra, ZEUS liberó a sus hermanos haciendo vomitar a su padre con una pócima, y liberó a los Hecatónquiros y Cíclopes para luchar contra CRONOS y sus aliados los Titanes, seres legendarios de enormes dimensiones. A esta batalla se la denomina precisamente por esto “Titanomaquia”, en la cual Zeus instaura su “mando” en el Olimpo. La victoria fue de Zeus, y así se constituyó como Señor de los confines y dios por encima del resto. GEA nunca comprendió los castigos que después ejerció sobre algunos que se habían opuesto a él, por lo que engendró a los Gigantes para enfrentarse a Zeus. A esta nueva contienda se la llama “Gigantomaquia”. Entre los gigantes, por ejemplo, destaca Tifón. En esta lucha ya aparece Hércules como promesa de justicia que será instaurada, luchando junto a su padre Zeus. Será el primer padre y el primer hijo que se enfrentan juntos, y no uno contra el otro, en la generación de los dioses olímpicos.

Panteón Olímpico (Pre.1)


Es necesario atender a los preliminares para comprender la importancia decisiva que tienen estos doce (o trece) dioses en el conjunto de la literatura, la religión y el pensamiento grecolatino. Elijo pensar estas cuestiones a partir de la Teogonía de Hesíodo.

—-

Según este relato existen tres realidades primigenias y originarias, de cuyo origen poco podemos saber, si fuese posible llegar a comprender para los hombres su inicio. (1) El JAOS (escribo tal y como pronunciaríamos ese nombre en castellano), que es la hendidura u hondanada universal. Esta palabra designa en griego moderno el bostezo porque deja ver el paladar. La boca es en nuestras dimensiones lo que piensan los griegos que es el mundo realmente: con su bóbeda -paladar-, su superficie terrestre -nuestra lengua- y los límites del orbe -dientes más allá de los cuales existe la caída del Tártaro-. Prescindiendo de cualquier forma, lo que queda es el hueco, es decir, el jaos. En él se suceden, todavía sin actores, como si se tratase de un escenario, el día y la noche. (2) Incapaz de pensar su origen, la Tierra (GEA) tiene que haber existido desde siempre tampién. Notamos la diferencia entre JAOS y GEA, según Hesíodo. (3) Por último, no menos importante, está el Amor Pasional, la fueraza del devenir, que recibe el nombre de EROS. Sin su impulso vita, sin su fuerza, no tiene sentido que exista nada ni nada pueda llegar a existir. Lo erótico es, en el mundo de Hesíodo, todo lo relacionado con el ritmo del devenir, de lo que no puede dejar se seguir siendo y fructificar en otras formas diferentes. Gracias a EROS el resto de realidades de la vida llegarán a ser. Por esto precisamente EROS no tiene descendencia; él mismo es la continuidad.

—-

De JAOS surgen, casi espontáneamente en el relato, EREBOS (habitación debajo de la bóveda, bajo cualquier suelo pensable) y NOCHE (no como algo propio, sino subrayando que todavía no hay luz). De ella naceran ETER y DÍA, entre otros. También queda consignado el nacimiento de esta unión tanto HIPNO (sueño) como el mismo THANATOS (muerte), las ESPÉRIDES y las nueve MOIRAS.

—-

De GEA se genera el mundo estrellado, el soporte de las estrellas, llamado URANO (que significa cielo). Y con estos dos personajes, comienza la historia que llegará a ser cuestión de los Olímpicos.

A %d blogueros les gusta esto: