Cariátides, según Vitrubio


Buscando en internet, por descansar de forma productiva y leer otros blogs relacionados con el mundo clásico me encuentro con un post que recoge las palabras de Vitrubio sobre este pórtico tan admirado y admirable. La conclusión: en caso de guerra, los débiles (en este caso las mujeres) se llevan la peor parte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tomado de http://www.historiaclasica.com/search/label/Arquitectura

Dicho fragmento dice así, al respecto de los conocimientos que un arquitecto debe tener de la historia… por lo visto, en aquellas épocas los arquitectos estaban más bajo el control de sus contratistas y debían dar explicaciones de todo…

A menos que esté familiarizado con la Historia, {el arquitecto} será incapaz de justificar el uso de aquellos ornamentos que tenga ocasión de introducir. Si, por ejemplo, en vez de columnas se colocan estatuas de mármol de mujeres vestidas con estola — que se llaman cariátides— y si superpone modillones y cornisas, deberá saber dar explicaciones a quienes pregunten; veamos: Caria, ciudad del Peloponeso, conspiró contra los griegos con ayuda de los persas, enemigos de los griegos. Posteriormente estos, como respuesta a su traición, y al verse libres de los persas tras una gloriosa victoria, de común acuerdo declararon la guerra a los habitantes de Caria. Una vez conquistada la ciudad y pasados a cuchillo sus habitantes, se llevaron como esclavas a sus matronas. Para que estas circunstancias fuesen mejor recordadas, y la naturaleza de su triunfo perpetuada, los vencedores las representaron con sus túnicas, aparentemente sufriendo por el peso de la carga asignada, como expiación del crimen de su ciudad natal. Así, en sus edificios, los arquitectos antiguos, mediante el uso de estatuas, legaron a la posteridad un memorial del crimen de los carios.

“De architectura”, capítulo I. Vitrubio

La historia no está mal; en todo caso corrobora que, en caso de guerra, las mujeres siempre se llevan la peor parte. Para acabar de entender qué es en arquitectura una cariatide, me remito a la Wikipedia, que dice: “Una cariátide (griego antiguo Καρυάτις, plural: Καρυάτιδες) es una figura femenina esculpida, con función de columna o pilastra, con un entablamento que descansa sobre su cabeza. El más típico de los ejemplos es la Tribuna de las Cariátides en el Erecteión, uno de los templos de la Acrópolis ateniense… Si la figura es masculina, se llama atlante o telamón.”

Pues eso…

La nueva forma de entender la historia

www.historiaclasica.com

Anuncios

Acerca de José Fernando Escolapio
Soy religioso escolapio. Inicio este blog personal para poder ensayar y escribir cosas que voy pensando, pero también como un previo a otros blogs en los que abrir nuevos cauces para la gente con la que comparto el día a día, bien en la clase o bien en otros ámbitos. Me encanta el mundo antiguo, aunque nunca me consideraré experto. Disfruto el cine y la música.

One Response to Cariátides, según Vitrubio

  1. tammy says:

    Hola!

    Aquí te dejo el poema que pediste en clase, para que si quieres lo pongas en la sección que has dicho que ibas a abrir en este blog:

    [b]
    Me parece igual a los dioses aquel varón
    sentado frente a ti, que a tu lado escucha
    mientras hablas dulcemente y sonríes con amor.
    Ello hace que desmaye mi corazón dentro del pecho
    pues si te miro apenas, mi voz no me obedece.

    SAFO

    En el éxito nuevo me gozo. Pero esto me duele:
    que la envidia se vuelva a las obras hermosas. Se dice, por cierto,
    que la dicha floreciente, constante,
    trae así al hombre lo uno igual que lo otro.

    PÍNDARO

    Odio y amo. ¿Por qué es así, me preguntas?
    No lo sé, pero siento que es así y me atormento.

    CATULO (amor y odio)

    Brillaron una vez para ti soles luminosos,
    cuando ibas a donde te llevaba tu amada
    querida por ti como no lo será ninguna.
    Brillaron de verdad para ti soles luminosos
    ahora ella ya no quiere; no seas débil, tampoco.

    CATULO (renuncia de amor)

    ¡Cuánto mejor es aceptar cualquier cosa que ocurra!
    sea que Júpiter te haya reservado muchos inviernos,
    ya sea éste el último.
    El que ahora amansa en los opuestos escollos, el mar Tirreno:
    sé prudente, filtra vino.

    HORACIO (Odas: Libro I, oda XI)

    Entonces ni mi juicio ni mi sangre
    se mantienen en su lugar y hacia mis mejillas, furtivamente,
    se desliza una gota denunciando
    cuán a fondo me abraso a fuego lento.

    HORACIO (Odas: Libro I, oda XIII)

    Tiene esperanza en las adversidades y teme en la prosperidad
    un cambio de Fortuna el espíritu bien preparado.
    Júpiter hace volver el riguroso invierno y él mismo lo destierra.

    HORACIO (Odas: Libro II, oda X)

    Devuelve la luz, bienamado caudillo, a tu patria,
    pues cuando tu rostro, una nueva primavera,
    ha mostrado su esplendor ante el pueblo, transcurre más apacible
    el día y los soles emiten más cálida luz.

    HORACIO (Odas: Libro IV, oda V)
    [/b]

    Un Saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: